Si, al pañuelo de bolsillo

El pañuelo de bolsillo es un clásico que regresó. También llamado Pochette, es uno de los accesorios que definitivamente no pueden faltar en el ropero masculino –e incuso femenino- y hay dos razones, la primera se refiere a la elegancia: este accesorio añade inmediatamente un toque de sofisticación, la segunda está relacionada con el color: definitivamente, un pañuelo de bolsillo le da vida al outfit.

Sus primeros usos nos llevan al siglo XIX donde era un sinónimo de distinción en los hombres que buscaban decorar sus trajes, esa costumbre se extendió, durante un largo tiempo estuvo dormida y en la actualidad cobra nuevamente vida, viéndose perfecto en trajes, chalecos y chaquetas.

En cuanto a los colores, gracias a la versatilidad que las nuevas tendencias nos están proporcionando, tenemos la posibilidad de disfrutar de una vasta paleta cromática en este accesorio. Se puede usar un pañuelo que lleve en su estampado el mismo color de la camisa, cinturón e incluso el mismo tono de las medias, ya no se suele combinar con el color de la corbata – de hecho, no llevar corbata y si un genial pañuelo, logra un look grandioso!- o, si la ocasión, gusto o estilo obliga tenerla, recuerden que no hay nada mas aburrido que un pañuelo sólido (sin estampados) con una corbata lisa en el mismo tono de color.

 

 

 

 

 

 

 

 

-Pañuelos de seda de la colección Ermenegildo Zegna Couture-

Tenemos para ustedes gracias a los expertos en moda de la firma Ermenegildo Zegna, un paso a paso para lograr vestir así un pañuelo de bolsillo y no enloquecer en el intento: 

PASO UNO: Coloque el pañuelo en posición diamante.

PASO DOS: Doble la esquina inferior a la izquierda del punto superior.

PASO TRES: Doblar a derecha.

PASO CUATRO: Doble el otro lado a la izquierda.

¿Momentos para llevarlo? ¡Todos!. Realmente debe ser el accesorio esencial en la colección de cualquier hombre, pues todas las prendas superiores que tengan un bolsillo son susceptibles de combinar con este hermoso complemento.